miércoles, marzo 30

A. Vencer a Goliat

A Goliat le queda poco tiempo y lo sabe por eso arrecia los ataques contra sus 3 objetivos principales en estos tiempos: la Familia, los jóvenes y los consagrados. Con 3 de sus jinetes (demonios): Mammon (dinero, codicia, avaricia, materialismo). «No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen y donde ladrones minan y hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón [...] Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a Mammón" san Mateo 6:19-21.24.  También San Pablo dice"la verdadera idolatría es la avaricia porque muchos por afán de dinero han cometido crímenes", Leviathan (orgullo, vanidad, soberbia, arrogancia). "En ese día, el Señor castigará con su espada, su espada feroz, grande y de gran alcance, Leviatán la serpiente que se desliza, Leviatán la serpiente enrollada; Él destruirá al monstruo del mar." -(Isa 27:1), Asmodeus (lujuria, lascivia, concupiscencia, placer desordenado, erotismo) Tobías 3-4. Derrotado con oración y un rito de la época aconsejado por el arcángel san Rafael (medicina de Dios). Es una época de dividirse firmemente por Dios y su mandamiento del Amor a Él y al Prójimo. Derrotemos a Goliat con las cinco piedras de la Virgen dadas en Medjugorje por la Reina de La Paz: 1- Lectura diaria de la Palabra de Dios, 2- Oracion continua, 3- Confesión mensual, 4- Santa Misa y 5- Ayuno. Es hora de grandes decisiones por la conversión, por la santidad, por un cambio profundo en nuestras vidas. Es la hora del Espíritu Santo, es la hora de la renovación del mundo, es hora de reconstruir la Iglesia para presentarla sin mancha ni arruga al Mesías, es la hora de los cielos nuevos y de la tierra nueva, no dejemos para mañana lo que podemos hacer hoy. Penitencia, sacrificio, conversión... Vivamos al máximo este año en familia, en amistad, en paz, en reconciliación, en perdón, en generosidad, en pureza, en humildad, en sencillez... Porque este año podría ser el último de nuestras vidas... Oración personal, comunitaria y eclesial... Aconsejo el santo Rosario en familia, la Coronilla de la Misericordia, visitas frecuentes al Santísimo Sacramento, oración a los Santos Ángeles y a los santos... Es la hora de la unidad, la búsqueda de la verdad, claridad, el discernimiento, y de una fe firme; frente a la división, la confusión y la apostasía, la trágica reducción antropológica, y el relativismo en que vivimos, es hora de ver menos televisión y orar con perseverancia, es hora de construir, unir el rebaño, despertar... Es el tiempo de Dios. Es tu hora, es tu decisión se trata de tu vida, de una lucha entre Cristo y el anticristo, de la Iglesia y la anti Iglesia... Es la hora de construír y extender el Reinado de Dios, es la hora de Cristo Salvador, es la hora de la misericordia... Jesús vino, viene y vendrá... Él viene a salvarte del demonio, de la muerte eterna y del pecado que es la raíz de todos los males... Hago un llamado a los hermanos políticos que no buscan el Bien Común sino sus intereses personales aún están a tiempo de conversión, llamo a los banqueros, usureros, injustos, abortistas, eugenistas, terroristas, narcotraficantes, belicistas, es su hora, es la hora de la misericordia "No tardes en volverte al Señor dejando pasar los días..." Eclesiástico 5,7a. Es la hora de tu encuentro con Dios.